El fundador y primer director del instituto fue el Ing. Eduardo Esteban Baglietto, profesor emérito de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires. 

Según su señera visión, “las cátedras con la dirección del profesor y la colaboración del personal y alumnos cuando las circunstancias lo permitan, debe realizar obra útil dentro de sus posibilidades y características, vinculadas a la especialidad que comprende su enseñanza en el país (…) Llega así  el momento en que se debe crear el instituto de la especialidad, como meta más elevada, en el aspecto científico, de la Universidad (…) Un instituto de una facultad debe llegar a ser la expresión del más alto nivel científico de las disciplinas que involucra, por sus trabajos, experiencias e investigaciones (…) El instituto creado con esos antecedentes, debe llegar a formar su escuela de graduados con el más alto nivel científico, y tener la máxima independencia posible (…) La Universidad podrá así cumplir, por medio de sus institutos, su misión rectora en el aspecto científico, técnico, cultural y social”.