"Debemos trabajar para que cuando un ciudadano o una ciudadana ingrese a nuestras sedes, vaya a un laboratorio o una oficina administrativa y pregunte a un investigador, a un docente o a un trabajador no docente qué está haciendo, la respuesta sea formando ingenieros", dijo ayer el Ing. Alejandro M. Martínez en su acto de asunción como nuevo decano de la FIUBA, al que concurrieron más de 150 personas, entre alumnos, docentes, investigadores, graduados, no docentes, representantes de otras facultades, representantes de organismos públicos y del sector privado y familiares.

La ceremonia contó además con la presencia del rector de la UBA Prof. Dr. Alberto E. Barbieri, el nuevo vicedecano de la FIUBA Dr. Ing. Raúl D. Bertero y el decano saliente de esta Casa de Estudios Prof. Ing. Horacio Salgado. 

En su alocución, el rector Barbieri convocó a los estudiantes, docentes y graduados de Ingeniería a que guíen los destinos de la facultad para ocupar un lugar de responsabilidad y protagonismo en la sociedad de conocimiento. "Necesitamos que esta facultad pueda tener mayores egresados. Pero también es cierto que necesitamos mejores técnicas de enseñanza y aprendizaje. Necesitamos que haya programas específicos para acompañar a aquellos alumnos que se anoten para ser ingenieros. En ese sentido, desde el Rectorado de la UBA estamos abiertos para acompañarlos en todos los proyectos estratégicos que quieran presentar, tanto en el área académica, la aplicación de tecnología al proceso de enseñanza y aprendizaje, la creación de nuevas áreas de investigación acordes a las necesidades de desarrollo estratégico de nuestro país y, por supuesto, el apoyo en todo lo que sea la relación con la comunidad", señaló. 

Por su parte, el Dr. Ing. Bertero reflexionó sobre los destinos de la FIUBA como institución de referencia para la enseñanza de la ingeniería argentina. "Tenemos que ser un país industrial y tecnológico. Ese es nuestro destino, no el que está escrito, sino el que tenemos que ser. Sabemos que en un futuro las personas van a perder el trabajo con los robots, pero van a tener trabajo quienes diseñen y fabriquen robots. Entonces, ¿qué ingeniería tenemos que enseñar? Aquella que nos permite diseñar y fabricar las maravillas del siglo XXI. Tenemos que sentar las bases para que nuestros ingenieros puedan desarrollarlas. Estamos aquí para construir ese destino. Cuando la FIUBA tenga laboratorios modernos, sedes modernas, profesores con una dedicación exclusiva mayor, adecuadamente repartidos entre profesionales y cientificistas, entonces encontraremos nuestro destino como nación y tendremos una sociedad orgullosa de su identidad", aseguró. 

En el marco de esta ceremonia, el decano saliente Salgado destacó la capacidad de la ingeniería como herramienta de transformación para mejorar la calidad de vida de las personas e invitó a la comunidad de la FIUBA a acompañar a la nueva gestión para el período 2018-2022. "La ingeniería es la ciencia y la profesión que todo lo soluciona y es ahí donde la responsabilidad social más nos obliga a interpretar la realidad y analizar cómo podemos solucionar desde la ingeniería, y de una vez y para siempre, los problemas de la gente. Por este motivo, estoy y estaré a disposición de la UBA como siempre lo he estado, levantando bien alto la bandera de la ética, de la honradez y de la solidaridad, que nunca es demasiada. Pero sobre todas las cosas, la bandera de la democracia", dijo.  

En el cierre del acto, el Ing. Martínez hizo mención al espíritu participativo sobre el que apoyará su Decanato. "En el fondo, quienes integramos este proyecto no somos ni profesionalistas ni cientificistas. Somos ambas cosas. Esta facultad tiene todo el potencial para contener ambos modelos. Sumamos al sector no docente a nuestra discusión. Contenemos a personas de distintos orígenes partidarios, siempre y cuando adhieran a nuestros principios y valoraciones: la defensa de la educación pública y gratuita y la autonomía y el cogobierno universitario", concluyó.

Galería embebida: