El pasado 18 de mayo, en el Salón "Ing. Humberto Ciancaglini" de la sede de Av. Paseo Colón, se celebró un nuevo acto de colación, en el que participaron autoridades, docentes, personal no-docente y familiares de los alumnos graduados.

La ceremonia contó con las palabras del decano de esta Casa de Altos Estudios Ing. Alejandro M. Martínez, y del subsecretario de Relación con los Graduados de la FIUBA y miembro del Programa Interdisciplinario de la UBA para el Desarrollo (PIUBAD), Ing. Luciano Cianci, quien señaló que la ingeniería "no debe entenderse sólo como una profesión, sino también como un oficio o hasta un arte. Recién al cabo de varios años de ejercicio profesional uno se siente completamente dueño de la profesión que ha elegido y la puede desarrollar con todo su potencial. Por ese motivo, los invito a no desfallecer esos años iniciales, a trabajar intensamente como lo han hecho hasta ahora, porque los frutos son realmente muy buenos y la satisfacción que se siente es muy grande".

Del mismo modo, el decano Martínez reivindicó el esfuerzo que es necesario llevar adelante para obtener un título de graduado en ingeniería. "Se trata de una profesión que tiene sus complejidades, procesos, que llevan tiempo de aprendizaje. Y obviamente uno sigue aprendiendo y madurando las cosas que descubrió en la misma carrera después de haberse graduado. Si bien uno hace esto por una vocación para ser ingeniero, es un camino difícil, que lleva muchas horas, mucho esfuerzo, y no me cabe más que recalcarlo y recordarlo en este momento. Por eso quiero felicitarlos", dijo. 

El titular de la FIUBA detalló además algunas de las medidas adoptadas en lo que va de su gestión, con el propósito de alentar el desarrollo académico y científico. "Como decano de esta Casa, me preocupa mucho qué es lo que nosotros enseñamos, cómo lo enseñamos y cómo eso impactará en el mundo de hoy. En esta nueva gestión hemos hecho cambios estructurales en la organización de la facultad. Hemos constituido una Secretaría de Planificación Académica y de Investigación para poder reencausar este rumbo en ese contexto de cambio, donde se van a planificar los planes de estudio más detalladamente, y donde se va a planificar la investigación, sobre todo sus recursos", explicó.

En el cierre, el flamante doctorado en ingeniería Pablo Caron brindó un emotivo discurso sobre el significado de llegar a ese grado de conocimiento en el campo científico. "Un doctorado, básicamente, es elegir o ser elegido por un tema y darle hasta el fondo con ese tema. Ir hasta la frontera de conocimiento y empujar un poco. Generar conocimiento nuevo. De la misma forma que ser ingeniero, el camino de ser investigador no es nada fácil. Requiere de mucho ímpetu, mucho esfuerzo no solo propio sino también de sus compañeros de trabajo y familiares", aseguró.

Galería embebida: