Karen Ayelen Murgia comenzó la carrera de Ingeniería Naval y Mecánica en 2010, luego de aprobar el CBC el año anterior, y de culminar sus estudios secundarios en la Escuela Técnica del Astillero Río Santiago, ubicada en Ensenada, provincia de Buenos Aires. Con 27 años, acaba de graduarse como ingeniera de la FIUBA tras aprobar un trabajo final de carrera que consistió en la aplicación de conocimientos en buques militares, máquinas marinas, navegación y derecho marítimo, a partir de un proyecto desarrollado en la materia "Proyecto de buques".

"Desde los 14 años estoy inmersa en la industria naval-mecánica. En la escuela teníamos materias dentro de la fábrica y me asombraba la magnitud de las construcciones que veía a diario: la chapa convirtiéndose en bloques, el montaje de motores de tamaño inusual y, en especial, la ceremonia de botadura de buques. Esas ceremonias te marcan de por vida", cuenta en relación a su interés por dicha rama de la ingeniería.

Al ser consultada sobre su futuro profesional como ingeniera, Murgia explica que le gustaría trabajar en la modernización de la flota nacional argentina para "poder garantizar la seguridad de todos los hombres y mujeres que trabajan cuidando la soberanía en el mar". 

Actualmente se encuentra trabajando en una práctica profesional en el Astillero Río Santiago, a partir de un acuerdo de la FIUBA con esa empresa de construcción y reparación naval, dependiente del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.