El egresado será capaz de desarrollar métodos y tecnologías para evitar trasmisión de enfermedades y para preservar el medio a partir del tratamiento y la remediación y, en general, para la minimización de los impactos ambientales de los desechos de las actividades antrópicas.

Se trata de un profesional que internalizará la necesidad de la continua actualización de sus saberes, así como de la comunicación con diferentes actores, sean sociales, empresarios, o gubernamentales.

Su quehacer estará atravesado por el concepto de sostenibilidad, manifestándose, por ejemplo, en la aplicación de criterios de uso eficiente de agua y de energía en sus proyectos, diseños y gestiones.